La Laguna de la Janda vista por Hernández-Pacheco y Cabré en 1913

Tajo de las Figuras

Pastoras y cabras al pie de la entrada al abrigo rupestre del Tajo de Las Figuras a principios del siglo XX

El artículo de E. HERNÁNDEZ-PACHECO Y JUAN CABRÉ «La depresión del Barbate y sus estaciones prehistóricas» publicado en 1913 en el boletín de la Real Sociedad de Historia Natural, además de interesante información sobre la geología y prehistoria de la depresión tectónica de la Janda aspectos geológicos,  recoge esta descripción de la Laguna de la Janda y su fauna:

Fisonomía del país. —No debe haber cambiado mucho el aspecto del país de los tiempos prehistóricos á los actuales. Ahora las aves acuáticas abundan mucho; grandes bandadas de garzas, grullas, avutardas y otras zancudas pululan en la comarca; los patos, gallinas de agua, gansos silvestres y otras palmípedas existen en tan gran cantidad en la laguna, que en la época de la puesta los habitantes de los cortijos ribereños consumen grandes cantidades de huevos de las aves que anidan entre las espadañas, carrizos y demás plantas acuáticas que cubren toda la laguna, la cual es el sitio de cita de los cazadores de Gibraltar.

Grandes rebaños de vacas y piaras de yeguas se alimentan en los verdes hierbazales, y en las montañas inmediatas, cubiertas de matorrales de carrascas, lentiscos y acebuches aún se caza el corzo, no hace muchos años el ciervo, y en las sierras del Norte existen aún las cabras monteses (Sierra de las Cabras).

Todos estos animales silvestres, juntamente con el toro y caballo salvaje, son los representados en los abrigos y grutas totémicas, de que ahora hablaremos.

Un adiós y un lamento a Jorge, la ultima avutarda de la Janda

Genius

Jorge muerto tras colisionar con el nuevo tendido eléctrico de evacuación de los parques eólicos de Tahivilla en abril de 2006

La presidenta de honor y fundadora de nuestra Asociación, Cristina Parkes, hizo pública envió esta nota en abril de 2006 a los medios de comunicación tras la muerte por colisión con un nuevo tendido eléctrico de la última de las avutardas que residían desde tiempos inmemoriales en la Janda: Jorge, o «George» como ella realmente lo bautizó por ser en esos días el único «rey» de la Janda a semejanza de su homónimo del imperio británico.

A ‘Jorge’ lo estuve viendo durante unos 16 años. Después que unas maniobras militares realizadas hace años, en el poco territorio que les quedaban a las 11 avutardas, desaparecieron todas. Al año siguiente haciendo el conteo de Grullas con el guarda Manolo, cual fue nuestra sorpresa de ver a un macho. Durante los años siguientes se le ha visto con mucha frecuencia, y era una visita obligada a la Janda para ver a ‘Jorge’ por los ornitologos. La ultima vez que lo vi, fue camino a La Haba, hace un mes, parecía que allí tenia su refugio, en esa pequeña parcela frente al cerro de la Longuera.

Vivió tantos y tantos peligros, pero ya se convirtieron en demasiados, por el crecimiento de eólicas, tendidos eléctricos , alambradas, asfalto, carriles, etc. El desarrollo, y el dinero se llevaron sus pastizales y tierras. Por mucho que hemos, luchado por la declaración de ZEPA para La Janda (Zona de Especial Protección para las Aves) con mas de 50 reuniones a las cuales hemos asistido con administraciones, ayuntamientos etc., los políticos e administraciones han hecho caso omiso a nuestras propuestas y los problemas reales que hacen que se empobrezca nuestra naturaleza sobre todo en La Janda.

Los investigadores que intentan hacernos ver que son conservacionistas, ¿se acordaban de el? ¿ Y esos políticos, y organismos que manejan tanto dinero y se disfrazan de conservacionistas y defensores de la naturaleza, a los cuales solo les interesa el dinero y las actuaciones que no les complique su existencia política,? Los proyectos absurdos, inútiles y sin ningún sentido, que se están realizando, con presupuestos de millones de euros, ¿Cuánto se podría haber hecho para restaurar parte del antiguo humedal? y haber mejorado y conservado el hábitat de las avutardas, al igual que de tantas otras aves además de la flora y fauna. Eso si, muchos proyectos y anteproyectos, estudios socioeconómicos etc. ¿ pero se han visto alguna actuación de protección por parte de las administraciones,? ninguna.¿Cuántas y cuantas veces hemos advertido los peligros de los tendidos?

Nosotros, lloramos la muerte de ‘Jorge’ y muchos le echaremos de menos., pero lo triste es saber que algunos, sobre todo ‘de las altas esferas’ se alegraran de su muerte y darán un suspiro pues es un problema menos para ellos. Esperamos que su muerte no haya sido en vano. Una avutarda tan valiente y majestuosa, que volvió a su tierra tan querida‘,La Janda’. Las maniobras, intentaron quitarle su territorio pero al final fueron los malditos tendidos acabaron con ‘Jorge’ el Rey, Jorge el primero y ahora el ultimo. Adiós a nuestro Jorge, que estés en el cielo de las aves con todas las otras victimas y seguro que con la categoría y presencia que tenias, estarás al lado de las Águilas Imperiales que también han perecido por allí.

george-en-la-haba

Jorge fotografiado días antes de su muerte en la finca La Haba

Fotografías extraídas de la web del colectivo Ornitológico Cigüeña Negra

La Janda inundada el día 13/03/2013

Vista desde el Cerro del Infierno de la Laguna de la Janda inundada el día 13 de marzo de 2013. Al fondo la Sierra del Retín y a su derecha la mancha blanca se corresponde con la localidad de Vejer. En primer plano las vacas retintas pastando en la finca Las Habas. El autor de la Fotografía de Stephen Daly, socio de Amigos de la Janda.

la-janda-flood_panorama-w

Vista desde el Cerro del Infierno de la Laguna de la Janda inundada el día 13 de marzo de 2013

 

Historiografía y Evolución Paleoecológica de la Laguna de la Janda

mapa mariano del río

Plano Topográfico de la Laguna de la Janda. Mariano del Río. Año de 1821

En estos artículos del catedrático de Ecología de la Universidad de Córdoba José Manuel Recio Espejo se analizan las descripciones realizadas sobre la laguna de La Janda (Cádiz) por los viajeros y naturalistas del siglo XVIII y XIX que la visitaron, así como las alusiones directas e indirectas que sobre este antiguo humedal aparecen reflejadas en el diccionario de Pascual Madoz de 1845-1850.

Se estudian documentos cartográficos relacionados con la fase de desecación o concesión Moret de 1825-1838, los de Juan Lobo y Mariano del Río de 1821, reconstruyéndose y describiéndose el trazado de los canales y obras efectuadas así como la ubicación de los puentes construidos. Se pone de manifiesto incluso la existencia de una fase anterior de desecación.

La evolución sedimentaria de la marisma del río Barbate, las modificaciones efectuadas en la red de drenaje, los cambios en la topografía, la posición de la línea de costa e influencia de las mareas, son también abordadas con el objetivo de apoyar la reconstrucción y funcionamiento paleoecológico de este importante ecosistema.

Historiografia y evolucion ecológica de la Laguna de la Janda (PDF)

Historiografia y paleoecologia de la Laguna de la Janda (PDF)

El proceso histórico de desecación de la Laguna de la Janda

deslinde-712x1024En este ENLACE se puede descargar el documento denominado «Breve Reseña Histórica del Proceso de Desecación de la Laguna de la Janda» elaborado en el marco del convenio de colaboración suscrito por la Consejería de Medio Ambiente y la Universidad de Córdoba. Como parte de este convenio se publicó en el  año 2000 el libro «Bases Ecológicas para la restauración de los humedales de la Janda (Cádiz, España)  que recopila los trabajos  de  la tesis doctoral de Manuel Dueñas López (miembro de la Asociación de Amigos de la Laguna de la Janda) dirigida por el catedrático de Ecología José Manuel Recio Espejo.

 

 

La Janda que conocieron Chapman y Buck. «The Wild Spain» (1893) y «The Unexplored Spain» (1901)

Abel Chapman y Walter  J. Buck, cazadores naturalistas británicos de finales del XIX, dejaron  referencias sobre la Laguna de la Janda y sus aves en sus obras sobre España, de lectura obligada para los amantes de la naturaleza de nuestro país. En los siguientes enlaces pueden verse y descargar ambas obras.

The Wild Spain (La España Agreste) 

La España inexplorada (The Unexplored Spain)

Entre las referencias que de la Janda aparecen en dichas obras aparece la siguiente:

Pocos lagos españoles cubren un área considerable, aunque las lagunas de La Janda, cerca de Trafalgar, la de Fuentepiedra cerca de Málaga y la Albufera de Valencia, son excepciones.

La Laguna de la Janda, un mar interior de agua turbia de color amarillo, rodeado de cinturones de juncos y carrizos que se extienden por kilómetros, es un reconocido cazadero de aves en el que abundan en invierno con los ánsares, patos, zampullines y somormujos, además de agachadizas, polluelas, alcaravanes y aves acuáticas de todo tipo. Las mesetas secas situadas al norte son un importante atractivo para el sisón; y grandes bandos de codornices y chorlitos dorados encuentran aquí refugio seguro en determinados momentos. Pero al ser un territorio bien conocido, y habiendo sido descrito por otros, sólo cabe añadir que la Janda es destacable por ser en la primavera un lugar de cría de la Grulla (Grus communis), que aún anida en cierta cantidad en medio de la vasta zona de espesos carrizales y áreas pantanosas que se halla hacia Casas Viejas.

grulla-vernerLos nidos de la grulla son acumulaciones enormes de espigas y plantas acuáticas instaladas sobre aguas pantanosas que se esconden entre los juncos que crecen en la primavera ocultando completamente el agua. La grulla pone dos huevos hermosos, verdosos, pero salpicados de tonos marrones difuminados, sobre el final de abril. Antiguamente la grulla utilizaba también para reproducirse las marismas del Guadalquivir, pero no la hemos hallado en los últimos años, y temo que ya está desterrado para siempre de ese complejo. Es sinceramente deseable que estas majestuosas aves acuáticas, cuyo aspecto imponente y resonante trompeteo prestan tan peculiar encanto a los solitarios parajes que frecuentan, puede ser tratadas con mayor consideración en su último bastión en la Janda.

La Laguna de la Janda descrita por Antonio Ponz en «El Viage de España» (1794)

portada viage de españaUna de las primeras referencias en la literatura sobre la Laguna de la Janda la encontramos en 1794 en la obra «Viage de España» del historiador y viajero ilustrado Antonio Ponz. En la página 72 del tomo XVIII de esta obra, dedicado a Cádiz, Málaga y otros pueblos de Andalucía, este autor relata:

«A las dos leguas de Medina Sidonia pasé junto a unos molinos, y otra más allá, por el llamado Benaluí; luego atravesé el vado del río Barbate, y algo más adelante, otro riachuelo, llamado Cemelín, que por la inmediata Laguna de Janda, va a desaguar al Estrecho. Esta Laguna es más grande que la que nombré a usted entre Jerez y Medina Sidonia; acuden a ella como a la otra, infinitas aves de diversas suertes, que, naturalmente, pasan el Estrecho a su placer y son moradoras, en un vuelo, de dos partes del globo. También abunda en esta laguna, los peces, particularmente, anguilas.»