Exposición «La Laguna de la Janda»: 5. Historia

Los primeros habitantes de la Janda durante el paleolítico fueron cazadores que habitaron numerosos abrigos rocosos de las sierras que rodeaban la laguna.

Conjunto rupestre del Tajo de las Figuras – Benalup-Casas Viejas

Tartessos, Turdetanos, Fenicios, Cartagineses y Romanos ocuparon estas tierras y  edificaron ciudades como Baessipo, actual Vejer de la Frontera, sobre los promontorios que dominaban el estuario  del Río Barbate y la por entonces profunda laguna de la Janda.

Algunos autores como Joaquín Cestino o Alberto Porlan defienden en sus obras la hipótesis de que la mítica capital del reino de Tartessos se ubicaba junto a la Laguna de la Janda.

En el año 711 tuvo lugar a las orillas de la laguna la Batalla de la Janda en la que las tropas árabes y bereberes al mando de Tariq Ibn Ziyad derrotaron a los ejércitos visigodos capitaneados por el Rey Don Rodrigo dando paso a siete siglos de dominación islámica en la península ibérica.

La Batalla de la Janda (Miniatura del manuscrito del siglo XI Semblanza de Reyes conservado en la Biblioteca Nacional).

En 1811 durante la guerra de la independencia tropas anglo-españolas que habían viajado en barco desde Cádiz hasta Tarifa sufrieron numerosas adversidades y retrasos al vadear los cauces que alimentaban la laguna de la Janda en su intento infructuosos de sorprender por la retaguardia a las tropas napoleónicas que apostadas en Chiclana sitiaban las ciudades de Cádiz y San Fernando, último bastión de la península que no llegó a ser ocupado por los franceses.

Itinerario seguido por el ejército anglo-español, indicado por una línea punteada en carmín. Archivo Cartográfico de Estudios Geográficos del Centro Geográfico del Ejército.