La Laguna de la Janda vista por Hernández-Pacheco y Cabré en 1913

Tajo de las Figuras

Pastoras y cabras al pie de la entrada al abrigo rupestre del Tajo de Las Figuras a principios del siglo XX

El artículo de E. HERNÁNDEZ-PACHECO Y JUAN CABRÉ “La depresión del Barbate y sus estaciones prehistóricas” publicado en 1913 en el boletín de la Real Sociedad de Historia Natural, además de interesante información sobre la geología y prehistoria de la depresión tectónica de la Janda aspectos geológicos,  recoge esta descripción de la Laguna de la Janda y su fauna:

Fisonomía del país. —No debe haber cambiado mucho el aspecto del país de los tiempos prehistóricos á los actuales. Ahora las aves acuáticas abundan mucho; grandes bandadas de garzas, grullas, avutardas y otras zancudas pululan en la comarca; los patos, gallinas de agua, gansos silvestres y otras palmípedas existen en tan gran cantidad en la laguna, que en la época de la puesta los habitantes de los cortijos ribereños consumen grandes cantidades de huevos de las aves que anidan entre las espadañas, carrizos y demás plantas acuáticas que cubren toda la laguna, la cual es el sitio de cita de los cazadores de Gibraltar.

Grandes rebaños de vacas y piaras de yeguas se alimentan en los verdes hierbazales, y en las montañas inmediatas, cubiertas de matorrales de carrascas, lentiscos y acebuches aún se caza el corzo, no hace muchos años el ciervo, y en las sierras del Norte existen aún las cabras monteses (Sierra de las Cabras).

Todos estos animales silvestres, juntamente con el toro y caballo salvaje, son los representados en los abrigos y grutas totémicas, de que ahora hablaremos.

Deja un comentario